No Andaba Muerto, Estaba De Parranda